Secret Tattoo Barcelona

El tatuaje, un vínculo familiar

Gustavo Lesmes hace de su estudio un segundo hogar para todos, niños, jóvenes y personas mayores, son todos parte de una gran familia.

“Un tatuaje, es el vínculo de gran empatía eterna, atrapada en el tiempo y bajo la piel”.

Más que un estudio de tatuajes, es un centro artístico emocional, donde es inevitable que cada cliente abra su corazón para la realización de su diseño, único e irrepetible.

 

En la fotografía y video vemos a Aleix, el pequeño hijo de Samuel y Cristina, clientes habituales de Secret Tattoo Barcelona desde hace más de 5 años. Gracias a esa empatía y sensibilidad de Gustavo, le permite compartir y tener en sus propias manos la experiencia de una máquina y de ser tatuador por unos minutos.

Los clientes habituales de Secret Tattoo Barcelona saben que la lista de espera, va de acuerdo a la profundidad de expresar oportuna y gráficamente esa emoción que es difícil de explicar, Gustavo suele pasar una media de una semana en poder conectar con ese sentimiento y obtener ese resultado tan satisfactorio con y para el cliente.

Reproducir vídeo

 

Gustavo es el profesional con la suficiente capacidad y paciencia de poder cambiar los diseños las veces que sean necesarios y así poder llegar a lo que sus clientes tienen en su mente y corazón.

El paso por distintas disciplinas artísticas a lo largo de su vida, le ha permitido conectar con ese artista que todos llevan dentro y conectar y expresarlo en la piel de sus clientes, es por eso que, “Un tatuaje, es el vínculo de gran empatía eterna, atrapada en el tiempo y bajo la piel”.