PERSONALIZADOS

Suelen ser los más emocionales, directos y auténticos. Basados en historias reales, hablamos confidencialmente con el cliente sobre el suceso, lo que le ha pasado y lo que quiere representar.

Suele ser algo muy íntimo y personal, por lo que nos tomamos el tiempo necesario para hablarlo y diseñarlo. Es una emoción tan personal y única que el tatuaje se convierte también en algo único en el mundo.

Durante el proceso se comparten situaciones, emociones, sentimientos y se establece una ligazón muy fuerte con el cliente. El resultado es algo increíblemente hermoso, tanto para el cliente como para el artista.